Blog

    • Oldiesfit
    • Oldiesfit

     

    Nadie puede poner en duda que la actividad física más antigua, cotidiana y natural, que desde el principio de los tiempos ha realizado el ser humano, sea buena para la salud.

    Caminar a buen ritmo regula los niveles de colesterol, hipertensión y tiene grandes beneficios a nivel cardiorrespiratorio, por lo que no cabe duda de que recomendamos caminar y cuanto más lo hagamos mejor.

    La cuestión no es dudar de los beneficios de caminar sino preguntarnos si es suficiente para mantener un estado óptimo general.

    A medida que vamos haciéndonos mayores se van produciendo inevitablemente una pérdida de masa muscular y ósea ( Sarcopenia y Osteoporosis ) en todo el cuerpo.

    Este proceso fisiológico va provocando una serie de reacciones en cadena en la persona adulta que pueden derivarse en sensaciones de inseguridad, inestabilidad, en conclusión pérdida de la autonomía funcional.

    Comencemos entonces a tomar decisiones que harán que nos sintamos mejor cuando somos mayores.

    En primer lugar tenemos que tener en cuenta que en nuestra vida diaria todo comienza por poder ponernos de pie, levantar un objeto con nuestro brazo, girar en un espacio reducido como en un baño, subir unos cuantos escalones o simplemente la ya mencionada actividad de caminar.

    La fuerza permite que los músculos de la espalda nos mantengan erguidos, que nuestras piernas se puedan mover y coordinar movimientos.

    Un entrenamiento adecuado de la fuerza hará que cualquier persona de edad avanzada, recupere gran parte de su autonomía funcional a nivel general y no solo en las piernas sino en todo el cuerpo.

    Con un entrenamiento adecuado de la zona abdominal y lumbar se mejora el tono muscular de la espalda y tronco en general, se mantiene la espalda erguida lo que va a ser muy importante para evitar dolores lumbares y pérdidas de equilibrio.

    Con ejercicios de fuerza dirigida en los brazos, se evitan dolores de manos y brazos y se mejoran significativamente acciones tan básicas como el agarre.

    Con un entrenamiento adecuado de las piernas se mejora la marcha (mejorando el ritmo), el equilibrio, se pueden plantear apuntarse a actividades como baile, esquí etc., por lo tanto el entrenamiento de la fuerza, bien dirigida, es la mejor solución para una vida completa, independiente y de calidad en todas las edades pero más aún cuando nos hacemos mayores.

    En conclusión , animamos a los lectores a caminar , correr , nadar, bailar y hacer las actividades que más les guste pero no olvidar de la importancia de complementar esas actividades con un entrenamiento de fuerza en el resto del cuerpo y dirigido por profesionales cualificados .

     

    Ramón Alonso Cabrera

    Escribir un comentario

    INFORMACIÓN DE CONTACTO

    • Centro Comercial de Tafira - Local 15
      Cuesta del Reventón - Santa Brígida
    • 682 351 675
    • info@oldiesfit.es

    Gimnasio especializado en mayores. Nuestras actividades se realizan tanto en nuestro centro, como en residencias, como a domicilio.

     Contacto

    © 2018 Oldies Fit S.L.Todos los derechos reservados. Elaborado por Altion Soluciones.