Blog

    • Oldiesfit
    • Oldiesfit

     

    El envejecimiento mundial es un triunfo pero también un desafío, ya que está provocando importantes cambios sociales y políticos e impondrá mayores exigencias económicas y sociales a todos los niveles y, en concreto, en los sistemas sanitarios

    .(Documento de consenso sobre prevención de fragilidad y caídas en la persona mayor Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el SNS, 2014).

    El envejecimiento mundial es un triunfo pero también un desafío, ya que está provocando importantes cambios sociales y políticos e impondrá mayores exigencias económicas y sociales a todos los niveles y, en concreto, en los sistemas sanitarios (Documento de consenso sobre prevención de fragilidad y caídas en la persona mayor Estrategia de Promoción de la Salud y Prevención en el SNS, 2014).

    El entrenamiento de la fuerza representa actualmente la estrategia terapéutica primaria más recomendada para prevenir y revertir el declive de la masa muscular, fuerza y funcionalidad asociado a la edad (Morley et al., 2014). Sin embargo, parece que existiera la posibilidad de que no todos los sujetos de edad avanzada pudieran responder por igual ante el mismo tipo de intervenciones de ejercicio físico, o incluso, podría plantearse que algunas personas mayores no respondieran favorablemente a los beneficios potenciales de tales programas de entrenamiento.

    Para aclarar esta cuestión, Churchward-Venne et al. (2015) realizaron un análisis retrospectivo sobre la respuesta adaptativa a un programa de entrenamiento de fuerza supervisado de 6 y 24 semanas de duración a un grupo numeroso de adultos mayores de ambos géneros de 65 años (n= 195), valorando la ganancia de fuerza del tren inferior (1RM), masa corporal magra (DXA), tamaño de las fibras musculares tipo I y II, y capacidad funcional (test de levantarse de la silla en 30 segundos). Los resultados mostraron una amplia heterogeneidad en la respuesta adaptativa individual ante la misma intervención de ejercicio a lo largo de todo el ciclo de entrenamiento, siendo ésta más favorable en su conjunto tras las 24 semanas de entrenamiento. Sin embargo, y es esta la conclusión más relevante, no se encontró ningún sujeto “nonresponder”, es decir, que no obtuviera algún tipo de adaptación favorable significativa en alguna de las variables valoradas a lo largo del programa de entrenamiento de fuerza realizado. Concretamente todos los sujetos del estudio mejoraron sustancialmente la fuerza máxima (1RM), aunque varios de los mismos no obtuvieran incrementos significativos en el tamaño de las fibras musculares, lo que podría indicar una mejora de la función neurológica en respuesta al ejercicio.

    Todo esto hace concluir que el ejercicio físico de fuerza debe ser recomendado y prescrito apropiadamente a toda la población mayor independientemente de su edad, género, estatus de entrenamiento y nivel de fragilidad. Incluso los sujetos de mayor edad mantienen la capacidad de aumentar el tamaño de sus fibras musculares y fuerza muscular en respuesta al ejercicio de fuerza tras programas de entrenamiento de 12 a 24 semanas (Trappe et al., 2000; 2001).

    Tabla 1. Resumen de efectos neuro-musculares asociados al proceso de envejecimiento.

    Replanteando el entrenamiento de la fuerza en el adulto mayor.

    El envejecimiento activo pretende salvaguardar la autonomía e independencia funcional suficiente para garantizar la calidad de vida del adulto mayor. Para ello, el ejercicio físico destaca sobre todas las demás medidas coadyuvantes, aunque no todo tipo de ejercicio y dosis de entrenamiento resultará igualmente eficaz.En la actualidad, entre los distintos tipos de ejercicio, el entrenamiento de la fuerza se le reconoce como una estrategia fundamental por el hecho de permitir aplicar más fuerza ante la misma resistencia, o dicho de otro modo, vencer la misma resistencia (a menudo el propio peso corporal) con menos esfuerzo, algo fundamental para mejorar la capacidad funcional de los sujetos mayores

    Desde mediados de los años 80 años se han desarrollado numerosos estudios sobre los efectos del entrenamiento de fuerza sobre distintas medidas de la fuerza y morfología muscular en adultos mayores. Algunos de esos estudios de intervención han comparado entre sí distintos protocolos de entrenamiento para comprobar las ganancias de fuerza máxima, fuerza explosiva, potencia y capacidad funcional (Seynnes et al., 2004; Bottaro et al., 2007; Correa et al., 2012; Ramirez-Campillo et al, 2014).

     

    Escribir un comentario

    INFORMACIÓN DE CONTACTO

    • Centro Comercial de Tafira - Local 15
      Cuesta del Reventón - Santa Brígida
    • 682 351 675
    • info@oldiesfit.es

    Gimnasio especializado en mayores. Nuestras actividades se realizan tanto en nuestro centro, como en residencias, como a domicilio.

     Contacto

    © 2018 Oldies Fit S.L.Todos los derechos reservados. Elaborado por Altion Soluciones.